domingo, 17 de julio de 2011

En salud logros y tareas del gobierno Bolivariano

Escrito por Cruz Manuel Taborda

En Caracas, en sus cerros, una nueva situación tenia conmocionados a todos sus habitantes, habían llegado los médicos Cubanos e instalado consultorios en los espacio que le habían cedidos los pobres de Venezuela, así iniciaron las consultas medicas, en la mañana de tipo curativas y en las tardes visitando casas por casas para realizar el diagnostico situacional y elaborar un programa preventivo para dar respuesta a las necesidades de salud, además en la noche a disposición para atender cualquier emergencia, vivían en el barrio, para la gente era algo insólito;
Trotsky señala que en una revolución  las masas toman en sus manos las tarea políticas y las ejecutan, en Venezuela estábamos en revolución. Si los barrios de Caracas en Junio del 2003 asumieron esta tarea, en Noviembre 10.000 médicos cubanos se distribuirían en los barrios, caseríos, llanura,  y montañas de todo el país, en los sectores más pobre en una proporción de 1 médico por cada 250 familias. El  derecho constitucional al acceso de la atención en salud se hizo realidad y el pueblo    participaba en la planificación y ejecución de la organización de una estructura en salud. Esto significó un cambio en la vida de millones de venezolanos.



El Sistema tradicional de salud.

 Para 1998 como en otros países de Latinoamérica el proceso de privatización en salud, dentro de la agenda del Consenso de  Washington avanzaba velozmente , aprobando  leyes que significaban un nuevo Sistema de Seguridad Social para su privatización y  quebrando al sector  salud, un ejemplo, el 90 % del presupuesto en salud en 1998 se destinaba al pago de personal y el  10% para compra de material médicoquirúrgicos ,medicamento, mantenimiento y adquisición de equipos,  comprando los insumos los afectados. Aunado al fraccionamiento, más de 103 instituciones tenían servicio propios de salud, siendo las principales el Ministerio de Salud, el Seguro Social, el IPASME y PDVSA, sin  coordinación y planificación entre ellas,  centrada en la enfermedad, sin prioridad en la promoción y prevención,  reproduciendo las mismas actividades, con exceso de personal poco calificados, con baja remuneración a sus trabajadores, sin políticas de formación de recursos humanos  y un pueblo insatisfecho que pedía a grito un cambio en la conducción del país.


 Logros del gobierno bolivariano.

Con la aprobación de la Constitución Bolivariana del 1999 se crea un marco teórico que configura un  Sistema Público Nacional de Salud, cuya base de acción es la promoción y prevención en salud, con financiamiento  público, descentralizado y protagonismo de la población en la planificación ejecución y evaluación de su gestión. Además se creó en el Ministerio un paragua de políticas en salud en el marco de un Plan Estratégico Social donde el desarrollo social es la condición indispensable para el bienestar en salud.
  En los hechos, el gobierno impulsó el financiamiento del sector salud llevándolo al 12% del presupuesto nacional, con inversión en infraestructura, adquisición de equipos médicos, medicamentos, desmontando el cobro en los Hospitales, pero es  la Misión Barrio Adentro 1 con la creación de 13000 puntos de atención en salud (medico y odontológico),  el logro más significativo durante todo estos años, al garantizar el acceso a la atención a más de 17 millones de venezolanos. En el año 2005 se crea Barrio Adentro 2 con los Centros Diagnostico Integrales y de Alta Tecnología y se realiza en el 2007 una inversión Millonaria en fortalecimiento de la estructura Hospitalaria, Barrio Adentro 3, y en dotación de equipos.

Tareas indispensables para avanzar

No obstante estas inversiones y programas, cuando revisamos los indicadores en salud encontramos que existe un estancamiento en dos indicadores fundamentales, la Mortalidad Infantil que desde el años 2006  al 2010 se encuentra entre 14.22 a 13.97 por 1000 nacidos vivos (cuadro 1) y  la mortalidad materna entre  2006 y  2010 con 60,45 a 54,92 por 100.000 nacidos vivos (cuadro2),reflejando no descenso significativo desde el 2007 ,contribuyendo el abandono de Barrio Adentro 1, situación reconocida por el presidente, por  migración de sus médicos a los Centros Diagnósticos Integrales, así como  insuficiencia en el diseño de  los Centros Diagnósticos Integrales  que carece de  la atención especializada en  obstétrica y pediatría, siendo las causas estructurales:
  1. Ausencia de un Sistema Público Nacional de Salud, donde todas las estructuras sanitarias por niveles  de atención estén integradas, incluido Barrio Adentro con una solo Dirección política, un solo plan de Salud. Socialismo es planificación e integración.
  2. Un sistema de financiamiento público, donde las adquisiciones obedezcan a las necesidades de atención planificadas desde abajo y los gastos sean del conocimiento público, comprar lo mejor, en cantidades necesarias, al menor costo. Socialismo es contabilidad
  3. Con organización de los trabajadores: médicos, enfermeras, obreros en Consejos de Trabajadores para la planificación anual, seguimiento, ejecución y evaluación de las actividades, con incorporación de los Comités de Salud y Consejo Comunales de sus jurisdicciones. Socialismo es democracia en el control de la gestión
Solo con esos cambios estructurales, podremos construir un Sistema de Salud Socialista, donde las relaciones sociales cambian,  hacer honor al lema de Marx “el hombre haciendo se hace”, solo así se transformar la conciencia.

jueves, 14 de julio de 2011

Aquí la única transición es al Socialismo

El presidente de la República, Hugo Chávez, instó a los estudiantes y trabajadores de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) a comenzar a planificar proyectos socioeconómicos que promuevan los cambios de la cultura capitalista por una sociedad revolucionaria.
En un contacto telefónico realizado este martes por el primer mandatario durante la rueda de prensa con motivo del octavo aniversario de la UBV, Chávez enfatizó que es importante planificar científicamente planes para acelerar los cambios en las relaciones de propiedad, de trabajo y de producción.
“En el fondo lo más importante es el cambio de la cultura capitalista, egoísta y explotadora a la cultura socialista, solidaria, al trabajo voluntario”, recalcó.
El jefe de Estado resaltó que el saber y el trabajo son elementos fundamentales para la creación de las bases espirituales y materiales del socialismo. “O lo hacemos nosotros o no lo hace nadie”, dijo.
En este sentido destacó que es necesario que la UBV impulse comisiones para que sea la vanguardia junto con otros entes en el lanzamiento de la Gran Misión Trabajo Venezuela.
Refirió que así como lo expresó El Libertador Simón Bolívar en el Discurso de Angostura y esta establecido en la Constitución de la República es necesario activar el saber y el trabajo para el desarrollo de la nación.
“Saber y trabajo para el socialismo. El socialismo tiene que ser un hecho cultural y un hecho científico. No va a caer del cielo como prodigio mágico, tenemos que construirlo y para eso tenemos que estudiarlo, tenemos que lograr sabiduría y nada mejor que la universidad para eso, la casa de los saberes”, recalcó.
Fuente: AVN
 

sábado, 9 de julio de 2011

Solidaridad con el presidente Hugo Chávez

Saludamos con un abrazo fraternal al pueblo de Venezuela y a su Revolución hacia el Socialismo, en momentos en que la salud del presidente Hugo Chávez ha cruzado por pruebas duras acompañadas por ofensivas mediáticas de las oligarquías en todo el continente y en todo el mundo. Celebramos las noticias que el propio presidente ha dado a conocer respecto de su franca recuperación y de su regreso pronto a su país y a sus labores revolucionarias. La Campaña Manos Fuera de Venezuela ratifica su solidaridad con el pueblo en lucha y reitera la convicción de estar presente en todo acto de defensa por la Revolución Socialista que impulsa. 

 

domingo, 3 de julio de 2011

Mensaje al pueblo venezolano del Presidente Chávez

¡Por ahora y para siempre viviremos y venceremos!


Hugo Rafael Chávez Frías



La Habana, 30 de Junio de 2011


Yo espero mucho del tiempo. Su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados y los acontecimientos futuros han de ser superiores a los pretéritos“. Simón Bolívar.
El tiempo y sus ritmos, el tiempo y sus mandatos, el tiempo y sus designios, como está señalado en el Eclesiastés, me llevan hoy a leer este comunicado a la nación venezolana y a la opinión pública internacional, muy pendientes como sé han estado de la evolución de mi salud, desde que hace varias semanas comenzó a dar muestras evidentes de deterioro.
Después de la excelente gira que hicimos por Brasil y Ecuador entre los días 5 y 7 de junio próximo pasados, llegamos a la Cuba solidaria de siempre para concluir la jornada con la revisión y firma de nuevos acuerdos de cooperación.
Confieso que desde el punto de vista de mi salud solo tenía previsto hacerme un chequeo en la rodilla izquierda, ya casi recuperada de aquella lesión de comienzos de mayo.
A lo largo de toda mi vida vine cometiendo uno de esos errores que bien pudiera caber perfectamente en aquella categoría a la que algún filósofo llamó “errores fundamentales”: descuidar la salud y, además, ser muy renuente a los chequeos y tratamientos médicos. Sin duda ¡qué error tan fundamental!, y sobre todo en un revolucionario con algunas modestas responsabilidades como las que la revolución me vino imponiendo desde hace más de 30 años.
Sin embargo, ya en La Habana, cuando caía la tarde del miércoles 8 de junio, allí estábamos de nuevo con Fidel, con aquel gigante que ya superó todos los tiempos y todos los lugares. Seguramente no fue difícil para Fidel darse cuenta de algunos malestares, que, más allá de mi rodilla izquierda, yo había venido tratando de disimular desde varias semanas atrás. Me interrogó casi como un médico, me confesé casi como un paciente, y esa misma noche todo el inmenso avance médico que la Revolución Cubana ha logrado para su pueblo, y una buena parte del mundo, fue puesto a nuestra plena disposición, iniciándose un conjunto de exámenes, de diagnósticos.
Fue así como se detectó una extraña formación en la región pélvica que ameritó una intervención quirúrgica de emergencia ante el inminente riesgo de una infección generalizada. Eso fue el sábado 11 de junio, muy temprano en la mañana, algunas horas antes del anuncio que fue leído al país y al mundo, y que ha desatado tantas manifestaciones de solidaridad que no dejan de emocionarme a cada instante.
Luego de aquella operación, que en principio logró el drenaje del absceso, comenzó un tratamiento antibiótico intensivo con una positiva evolución, que trajo una notable mejoría. Sin embargo, y a pesar de la favorable evolución general, a lo largo del proceso de drenajes y de curas, fueron apareciendo algunas sospechas de la presencia de otras formaciones celulares no detectadas hasta entonces.
Comenzó, por tanto, y de inmediato, otra serie de estudios especiales citoquímicos, citológicos, microbiológicos y de anatomía patológica que confirmaron la existencia de un tumor abscesado con presencia de células cancerígenas, lo cual hizo necesaria la realización de una segunda intervención quirúrgica que permitió la extracción total de dicho tumor.
Se trató de una intervención mayor, realizada sin complicaciones, tras la cual he continuado evolucionando satisfactoriamente, mientras recibo los tratamientos complementarios para combatir los diversos tipos de células encontradas y así continuar por el camino de mi plena recuperación.
Mientras tanto, me he mantenido y me mantengo informado y al mando de las acciones del gobierno bolivariano, en comunicación permanente con el vicepresidente, compañero Elías Jaua y todo mi equipo de gobierno.
Agradezco infinitamente las numerosas y entusiastas demostraciones de solidaridad que he recibido del pueblo venezolano y otros pueblos hermanos, así como de Jefes de Estado y de Gobierno de numerosos países del mundo, desde la convicción de que todo ese amor, de que toda esa solidaridad constituyen la más sublime energía que impulsa e impulsará mi voluntad de vencer en esta nueva batalla que la vida nos ha puesto por delante, y de manera muy especial al pueblo cubano, a la nación cubana, a Fidel, a Raúl, a toda esta legión médica que se ha puesto al frente de esta batalla de una manera verdaderamente sublime.
Sin embargo, también he estado muy consciente de cierto grado de angustia e incertidumbre que ha estado recorriendo, a lo largo de estos días, de estas noches, el alma y el cuerpo de la nación venezolana. Creo que más allá de los intentos manipuladores de algunos sectores bien conocidos, esos sentimientos eran y son inevitables, y forman parte de la propia naturaleza humana, rodeada ésta, además, por las circunstancias que la enmarcan y muchas veces la sacuden, como en este caso ocurre.
Desde el primer momento asumí todas las responsabilidades en cuanto al cuidado estricto por la veracidad de las informaciones a ser trasmitidas, fundamentándome en un doble conjunto de razones: la razón médico-científica, en primer término, y, en segundo lugar, y de manera especialmente cuidada desde lo más profundo de mi alma y de mi conciencia, la razón humana, la razón amorosa, para ser más preciso, ¡la razón amorosa!
De la primera, es decir, de la razón médica, ya hemos hablado un poco. Ha sido un proceso lento y cuidadoso de aproximación y diagnóstico, de avances y descubrimientos a lo largo de varias etapas, en las cuales se vino aplicando un riguroso procedimiento científico que no aceptaba ni acepta apresuramientos ni presiones de ningún tipo. La norma suprema que sustenta esta poderosa razón es la plena verificación científica, más allá de los indicios y sospechas que vinieron apareciendo.
Y acerca de la razón amorosa, estoy obligado ahora a hablarles desde lo más hondo de mí mismo. En este instante recuerdo el 4 de febrero de aquel estruendoso año 1992. Aquel día no tuve más remedio que hablarle a Venezuela desde mi ocaso, desde un camino que yo sentía me arrastraba hacia un abismo insondable. Como desde una oscura caverna de mi alma brotó el “por ahora” y luego me hundí.
También llegan a mi memoria ahora mismo aquellas aciagas horas del 11 de abril de 2002. Entonces también le envié a mi amado pueblo venezolano aquel mensaje, escrito desde la Base Naval de Turiamo, donde estaba prisionero, Presidente derrocado y prisionero. Fue como un canto de dolor, lanzado desde el fondo de otro abismo, que sentía me tragaba en su garganta y me hundía y me hundía.
Ahora, en este nuevo momento de dificultades, y sobre todo desde que el mismo Fidel Castro en persona, el mismo del Cuartel Moncada, el mismo del Granma, el mismito de la Sierra Maestra, el gigante de siempre, vino a anunciarme la dura noticia del hallazgo cancerígeno, comencé a pedirle a mi señor Jesús, al Dios de mis padres, diría Simón Bolívar; al manto de la Virgen, diría mi madre Elena; a los espíritus de la sabana, diría Florentino Coronado; para que me concedieran la posibilidad de hablarles, no desde otro sendero abismal, no desde una oscura caverna o una noche sin estrellas. Ahora quería hablarles desde este camino empinado por donde siento que voy saliendo ya de otro abismo. Ahora quería hablarles con el sol del amanecer que siento me ilumina. Creo que lo hemos logrado. ¡Gracias, Dios mío!
Y, finalmente, mis amados y amadas compatriotas; mis adoradas hijas e hijos; mis queridos compañeros jóvenes, niñas y niños de mi pueblo; mis valientes soldados de siempre; mis aguerridos trabajadores y trabajadoras; mis queridas mujeres patriotas; mi pueblo amado, todo y uno solo en mi corazón, les digo que el querer hablarles hoy desde mi nueva escalada hacia el retorno no tiene nada que ver ya conmigo mismo, sino con ustedes, pueblo patrio, pueblo bueno. Con ustedes no quería ni quiero para nada que me acompañen por senderos que se hundan hacia abismo alguno. Les invito a que sigamos juntos escalando nuevas cumbres, que hay semerucos allá en el cerro y un canto hermoso para cantar nos sigue diciendo desde su eternidad el cantor del pueblo, nuestro querido Alí Primera.


!Vamos pues, vamos, con nuestro padre Bolívar, en vanguardia, a seguir subiendo la cima del Chimborazo!


¡Gracias Dios mío! ¡Gracias pueblo mío! ¡Gracias, vida mía!


¡Hasta la victoria siempre!


¡Nosotros venceremos!


La Habana, esta querida y heroica Habana, 30 de junio de 2011.


Desde la patria grande, les digo, desde mi corazón, desde mi alma toda, desde mi esperanza suprema, que es la de un pueblo: ¡Por ahora y para siempre viviremos y venceremos!


¡Muchas gracias! ¡Hasta el retorno!


Vídeo: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=NpUe9fs5Ss8

Fuente: http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=29&t=160372

Copyright Text

Esta información no nos pertenece, pertenece a quienes quieran tomarla para lanzarla a la línea de fuego.